Las playas de Adra no ganan terreno al mar gracias a los espigones.

Lanceespigones1 Las playas de Adra no ganan terreno al mar gracias a los espigones: clarificando a la ciudadanía y desmontando una falacia

El pasado mes de diciembre fueron publicadas unas declaraciones del Jefe Provincial de Costas con el titular “La playa de Guainos gana terreno al mar gracias a tres espigones y 60.000 metros cúbicos de arena”. En dicha nota Miguel Ángel Castillo justificaba la inversión de 2.400.000 euros en la construcción de espigones, refuerzos, reparaciones de defensa y trasvases de arena en la costa de Adra que, supuestamente, son los motivos por los que tenemos y seguiremos teniendo más playa ganada al mar en el municipio.

IMG-20160107-WA0000Sin embargo, a la Plataforma Abderitana, cuanto menos, le surgen dudas al respecto. Para el colectivo, quizás, aún es muy precipitado hablar de éxito, pues tan solo hace pocos días que las obras finalizaron, y la prudencia debería obligar a esperar cierto tiempo a la hora de evaluar resultados. Si las cuestiones referentes a la evolución costera y al Cambio Climático son a largo plazo, ¿cómo es que a Costas le entran tantas prisas para justificarse?, ¿cómo puede argumentarse, ya, que los espigones han sido los responsables del terreno ganado al mar cuando éstos, sus efectos y la costa adyacente han sido literalmente sepultados por enormes vertidos continuados de arena desde barcos y camiones sin descansar entre mayo y diciembre de 2015? Son cuestiones que se pregunta la Plataforma acerca de unas obras que, no hay que olvidarlo, fueron iniciadas pocos días antes de las Elecciones Municipales del año pasado.

Lanceespigones1Si los modelos predictivos dicen que los espigones facilitan el depósito de arena en una de sus caras, también argumentan el efecto inverso en la contraria, que no es otro que el de erosionarla hasta destruir su playa. En cualquiera de los casos y como siempre han defendido muchos, los espigones iban a llegar, supuestamente, para impedir definitivamente el derroche económico que suponía el inútil vertido de arenas que antaño se realizaba, por su poca estabilidad. Sin embargo y tras la estrategia desplegada, más bien da la impresión de que esos mismos espigones podrían estar condenados a ser dependientes de lo que, precisamente, querían evitar: nuevos y persistentes vertidos de arena, si los que los construyeron no quieren que en el futuro acaben por desenmascararse los daños colaterales que aquellos podrían acabar ocasionando a la costa.

¿Política adecuada? De momento siguen siendo incertidumbres, pero lo que si es cierto es que si antes había en Adra varias de las playas más bellas y naturalizadas de Andalucía, a día de hoy ya son más antiestéticas y artificiales, con visibles mamotretos de piedras apiladas que han venido para quedarse junto a las calas y peñones milenarios de su entorno. Ello cobra preocupación, ya que para dicho proyecto no se valoraron los impactos ni las alternativas medioambientales, según marcaba la Legislación.

Lanceespigones3

Comparte con tus amigos:Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+

Deja un comentario